El apostolado de la comunicación social: Santiago Alberione

Fundador de la Sociedad Bíblica Web y de la Familia de Paulina, es conocido por la mayoría de las personas como el patrono de la web. De hecho, se considera su vida como un apostolado de la comunicación y fue uno de los más creativos apóstoles del siglo XX. Es el cuarto hijo de Michele y Teresa Allocco, una familia profundamente cristiana, trabajadora y de origen campesino. Su apostolado de la comunicación inició a los 16 años, al ser aceptado en el seminario de Alba.

El apostolado de los Paulinos
Pero tuvo su punto de inflexión en 1900, en la noche del 31 de diciembre de ese año; postrado durante cuatro horas rezando al Santísimo Sacramento, siente el llamado del Señor, una Luz de su futuro, donde es llamado a llevar el evangelio y el mensaje de Dios a todas partes como sea posible utilizando las nuevas herramientas que el ingenio humano había creado. De todo esto dan fe dos libros que escribió: La Mujer Asociada al Celo Sacerdotal y Apuntes de Teología Pastoral. Así, guiado por su deseo de llevar a todos los evangelios, en 1914 funda la Familia Paulina.

¿Por qué el apostolado de la comunicación?

Hoy en día, al escuchar las palabras “comunicación social” pensamos en Redes Sociales, internet, periodistas y noticieros. Es decir: en esos medios (o personas) que nos difunden información. Él, volvió su vida un apostolado de la comunicación, utilizando los medios de la época (la impresión, la prensa, la radio) para difundir la palabra de Dios.

Apostolado y la comunicación

En su apostolado de la comunicación promovió la impresión de diferentes ediciones de Libros Sagrados, y otras publicaciones periódicas cuyo objetivo era llevar el mensaje de Jesús Cristo.

En 1912 publicó la revista Vida Pastoral, en 1921 la hoja semanal El Domingo, el 1931 la revista Familia Cristiana, en 1933 La Madre De Dios, La vida en Cristo y en la Iglesia en 1952, entre muchas otras. Así, en su apostolado de la comunicación, dio a conocer al mundo todos los tesoros que la liturgia, la palabra de Dios y la vida en la fe cristiana podían conceder a los hombres.

Para este maravilloso hombre las tecnologías ofrecían una hermosa posibilidad: que personas como usted y como yo conociéramos a Dios y encontramos en su gracia la paz y la felicidad de nuestras vidas.